Una Estrategia de Desarrollo Económico para evitar el Máximo Saqueo

Una Estrategia de Desarrollo Económico para evitar el Máximo Saqueo

Ricardo R. Fuentes-Ramírez

Ponencia en Foro Estrategias de Desarrollo Económico de la Asociación de Economistas de Puerto Rico – 19 de mayo de 2017

I.¿Dónde estamos? ¿Cómo llegamos aquí?

Ya es generalmente aceptado que indicadores tradicionales como el Producto Interno Bruto son inadecuados para evaluar la situación socioeconómica de un país. En su lugar, se han desarrollado indicadores como el Índice de Desarrollo Humano (IDH), que incorpora elementos de salud y educación junto al nivel de ingreso. Puerto Rico obtuvo un IDH de 0.845 en 2015. Como en años anteriores, estamos en la categoría más alta de desarrollo, junto a países como Noruega, Estados Unidos, y Japón. Sin embargo, pocas personas aclaran que desde el 2010 se ha estipulado que el IDH mide “desarrollo potencial”. El “desarrollo actual” de un país se mide con su IDH Ajustado a Desigualdad (IDHD). Puerto Rico obtuvo en 2015 un IDHD de 0.735. Caemos una categoría y estamos junto a países como Croacia, Kazajstán y Latvia. Caemos de categoría por nuestro bajo nivel de vida, medido con el índice de ingreso ajustado a desigualdad. En la dimensión de nivel de vida, nos posicionamos en la penúltima categoría de desarrollo, y ya países como Argentina y Uruguay nos han superado. De hecho, todos los países con niveles de vida cercanos al nuestro mejoraron de 2010 a 2015, mientras nosotros empeoramos.

Ya se ha escrito mucho sobre cómo llegamos aquí. Solo insisto que esto no es culpa de la derogación de la Sección 936 (aunque sí aceleró el proceso), ni mucho menos de gigantismo gubernamental. Estamos viviendo una crisis estructural que resulta de no actualizar nuestro modelo de desarrollo, evidentemente desgastado desde los 70s. Para más sobre la historia, el diagnóstico y también soluciones, recomiendo Dietz (2003), Quiñones Pérez & Seda Irizarry (2016), Ayala & Bernabe (2009), e Irizarry Mora (2011).

II. ¿Qué hacer?

A.Reforma Laboral

Según una encuesta reciente de la Asociación de Economistas de Puerto Rico (AEPR), el 80% de los/as economistas del país se oponían a la Reforma Laboral del PNP. Investigaciones científicas proveen más evidencia a favor de una visión de “Worker Rights As Growth Strategy” (ver Bivens, 2003; Weller et al, 2017).

Por tanto, necesitamos una nueva Reforma Laboral que:

• Fomente y facilite la organización sindical en todas las empresas y que castiguen las violaciones de dicho derecho.

• prohíba y penalice la contratación de rompehuelgas.

• establezca que toda empresa privada que disfrute de algún beneficio, subsidio, incentivo o contrato del gobierno tenga la obligación de renunciar al desarrollo de campañas anti-sindicales encaminadas a evitar que sus trabajadores y trabajadoras se organicen y pagarle beneficios marginales a sus trabajadores/as.

• Reconozca el derecho de los trabajadores y trabajadoras en huelga a recibir los beneficios del seguro por desempleo y de asistencia pública.

• Establezca que cada empresa con más de 100 empleados deba tener una unión (según los datos trimestrales del BLS, aplicaría a alrededor de 750 empresas).

B.Rechazo a Austeridad

Según la AEPR, el 83% de los/as economistas del país se oponen a la austeridad propuesta por la Junta y el gobierno actual. A nivel global, hemos tenido suficientes experimentos con la austeridad. Un ejemplo pertinente es el de la Crisis del Este Asiático a finales de los 1990. Malasia decidió rechazar las condiciones de austeridad que le quería imponer el FMI y decidió aumentar su gasto social. Por otro lado, países como Tailandia se fueron por la ruta de la austeridad. Malasia fue el primer país del Este Asiático en salir de la crisis mientras que en Tailandia aumentó la pobreza, la tasa de mortalidad, y el FMI tuvo que públicamente disculparse porque sus recomendaciones evidentemente no funcionaron (ver Zainal-Abidin, 2000).

Por otro lado, se ha establecido claramente que hay un vínculo entre crisis y austeridad con alzas en mortalidad (Barr et al, 2012; Bor et al, 2013; De Vogli et al, 2012; De Vogli et al, 2013; Stuckler et al, 2010).

Si ponemos el presupuesto de salud en precios constantes, en Puerto Rico llevamos más de 10 años con recortes en salud. Si miramos nuestros patrones de mortalidad, ya se ven los lamentables resultados. Mayores recortes en salud nos costarán vidas.

¿Cuántos puntos de crecimiento en el índice de actividad económica cuesta la vida de un puertorriqueño? ¿Cuántas vidas puertorriqueñas cuesta que los bonistas recobren el 1,900% de su inversión original?

Por otro lado, ¿hay gigantismo gubernamental en salud? Sí se puede hablar de mejorar la eficiencia, ya que países como Italia, Portugal y España tienen un gasto en salud per cápita similar al nuestro, pero tienen un Índice de Salud mucho más alto. Sin embargo, reducir el gasto en salud aún más no parece ser prudente.

Dicho sea de paso, estos 3 países mencionados tienen un sistema de salud universal. Si de ahorros se trata, la organización Médicos por un Programa Nacional de Salud en los EEUU ha recopilado sobre 30 estudios técnicos y artículos arbitrados sobre la eficiencia superior (y menores costos) de la salud universal.

Vemos una situación similar en educación, y demás está decir que hay una relación entre educación y desarrollo económico.

C. Política Industrial y Planificación Indicativa

El 93% de los/as economistas del país favorecen se eliminen subsidios e incentivos a empresas que no estén creando empleo. Debemos romper con la práctica “One Trick Pony” de la Exención Contributiva. Necesitamos un gobierno mucho más proactivo en estimular producción local, sustitución de importaciones, y crear eslabonamientos y/o transferencia de tecnología del capital foráneo a la economía local. Necesitamos planificación gubernamental ligada a la investigación, posiblemente a través de algo como un Centro de Investigaciones de Economía y Mercadeo Global-UPR (compuesto de ingenieros/as industriales, economistas, especialistas en mercadeo y otros/as especialistas en tendencias globales). Más allá de abrir una empresa para un “photoshoot” y poder plantearle a los medios y los electores que se hizo un trabajo, necesitamos establecer metas específicas, cuantificables, con impacto sustancial, y que surjan directamente de trabajos investigativos (ej: reducir el consumo de alimentos importados en x% en X años; o aumentar el empleo manufacturero de capital local en y% en Y años).

D.Reducir Desigualdad

La evidencia empírica apunta a que la desigualdad obstaculiza el desarrollo económico y la igualdad de oportunidades estimula el desarrollo económico (ver Fields, 2007; Easterly et al, 2006, Easterly 2007).

Puerto Rico es uno de los países más desiguales del mundo. Según el GINI, en el período 2010-2015 fuimos el 8vo país más desigual en el mundo y el 2do más desigual en América Latina. Según el Índice Palma (la razón de la riqueza del 10% más rico al 40% más pobre) fuimos el 9no país más desigual en el mundo y el 3ro en América Latina.

Recapitulemos: si la evidencia empírica apunta a que la desigualdad obstaculiza el desarrollo económico y la igualdad de oportunidades estimula el desarrollo económico, y Puerto Rico es uno de los países más desiguales del mundo, procede que reducir la desigualdad debe ser prioritario para el gobierno.

Para reducir la desigualdad debemos estimular la igualdad de oportunidades, lo que a su vez se logra asegurando educación pública accesible y de alta calidad. En otras palabras, tenemos aún más razones para evitar recortes en la educación. Por otro lado, para reducir la desigualdad necesitamos mayor énfasis en políticas de redistribución. El 78% de los/as economistas del país están de acuerdo con aumentar los impuestos a los bienes y servicios de lujo.

Un problema clave en Puerto Rico es la evasión de cuello blanco. Una posible solución es un sistema IVA de múltiples tasas para diversos bienes y servicios de lujo, específicamente diseñado para los estratos más altos de la sociedad puertorriqueña. Dicho sea de paso, controlar el consumo de lujo fue crucial en el desarrollo de países con algunos paralelos con Puerto Rico, como Corea del Sur o Taiwan.

III. ¿Cómo llegamos de aquí a allí?

Dados los resultados de la encuesta de la AEPR, me parece que si uno reúne los y las economistas del país en un coliseo, no es imposible sacar de allí un plan de acción para el país. ¿Adelantaríamos algo con eso? Puede ser, pero posiblemente el plan se le entregará a la mano al gobernador y a la Junta, y rápidamente pasará a ser engavetado. Se engavetará aún más rápido mientras más elementos de ese plan conflijan con los objetivos e intereses de la Junta o la clase política y del poder económico local. En última instancia, la economía de Puerto Rico no tiene un problema económico técnico, como si no hemos encontrado la receta económica particular para reactivar la economía. La economía de Puerto Rico tiene un problema de economía política.

En otras palabras, no es un mero error inocente o producto de ignorancia que los partidos dominantes han sido incapaces de articular una política pública basada en la evidencia empírica que los y las economistas del país han venido recalcando por décadas. La política pública en Puerto Rico ha sido guiada por la enorme influencia de los sectores económicos más adinerados y poderosos. No es casualidad que incluso durante la crisis, los más ricos al interior de ese 10% más rico de la población, han aumentado sus riquezas mientras el resto del país se empobrece.

Ahora posiblemente estaremos bajo el control de la Junta y de un jueza en EEUU, dejándonos con aún menos herramientas de las pocas que teníamos. ¿Qué podemos hacer? Mínimamente debemos hacer el ejercicio de suponer no hacer nada.

Empecemos recordando que en 2016 estuvimos entre los 20 países con mayor tasa de migración neta (#16). Tenemos una tasa de.migración neta similar a la de Somalia, el país más pobre del mundo. En otras palabras, Puerto Rico tiene patrones migratorios a la magnitud de una crisis humanitaria.

De hecho, podríamos considerarnos en la categoría de “Desplazados Internos”, que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en ocasiones asiste. Desplazados internos son definidos como “personas o grupos de personas que han sido forzados u obligados a huir o salir de sus hogares o su lugar habitual de residencia, particularmente como resultado de, o con el objetivo de evitar, … situaciones de violencia generalizada, violaciones de derechos humanos, … o desastres causados por el ser humano, y quienes no han cruzado una frontera nacional internacionalmente reconocida”.

De permitir que continué la austeridad que propone la JSF y el gobierno actual, veremos una migración forzosa sin precedentes. Representará el último y máximo saqueo colonial, ya que en esencia van a desposeer a los puertorriqueños y las puertorriqueñas hasta de su isla. Ese será el gran costo de no hacer nada.

——————–

Lecturas recomendadas por tema:

 

Puerto Rico

Dietz, James. L. (2003). Puerto Rico, negotiating development and change. Boulder, CO: L. Rienner.

Quiñones Pérez, Argeo., & Seda Irizarry, Ian. (2016). Wealth Extraction, Governmental Servitude, and Social Disintegration in Colonial Puerto Rico. New Politics.

Ayala, César J., and Rafael Bernabe (2009). Puerto Rico en el siglo americano: su historia desde 1898. Editorial, Universidad de Puerto Rico.

Irizarry Mora, E. (2011). Economía de Puerto Rico. México: McGraw-Hill Interamericana Editores.

Derechos Laborales y Desarrollo Económico

Bivens, Josh. “Rights make might. Ensuring worker’s rights as a strategy for economic growth.” EPI Issue Brief 192 (2003): 1-7.

Weller, Christian E., David Madland, and Alex Rowell. “Building Middle-Class Wealth Through Unions.” Challenge (2017): 1-11.

Salud y Austeridad

B. Barr, D. Taylor-Robinson, A. Scott-Samuel, M. McKee, D. Stuckler. “Suicides associated with the 2008–2010 recession in the UK: a time-trend analysis.” British Medical Journal. August 2012, v345: e5142.

J. Bor, S. Basu, A. Coutts, M. McKee, D. Stuckler. “Alcohol use during the Great Recession of 2008–2009.” Alcohol and Alcoholism. January 2013. In press.

R. De Vogli, M. Marmot, and D. Stuckler. “Excess suicides and attempted suicides in Italy attributable to the Great Recession.” Journal of Epidemiology and Community Health. August 2012. In press.

R. De Vogli, M. Marmot, and D. Stuckler. “Strong evidence that the economic crisis caused a rise in suicides in Europe: the need for social protection.” Journal of Epidemiology and Community Health. January 2013. In press.

D. Stuckler, S. Basu, and M. McKee. “Budget crises, health, and social welfare.” British Medical Journal. July 2010, 340: c3311.

Desigualdad y Desarrollo Económico

Fields, Gary S. “How much should we care about changing income inequality in the course of economic growth?.” Journal of Policy Modeling 29.4 (2007): 577-585.

Easterly, William, Jozef Ritzen, and Michael Woolcock. “Social cohesion, institutions, and growth.” Economics & Politics 18.2 (2006): 103-120.

Easterly, William, John Williamson, and Abhijit V. Banerjee. “Channels from Globalization to Inequality: Productivity World versus Factor World.” Brookings Trade Forum. Brookings Institution Press, 2004.

Easterly, William. “Inequality does cause underdevelopment: Insights from a new instrument.” Journal of Development Economics 84.2 (2007): 755-776.

Easterly, William Russell. Globalization, inequality and development: the big picture. Institute for Monetary and Economic Studies, Bank of Japan, 2004.

Crisis del Este Asiático

Zainal-Abidin, Mahani. “Malaysian Economic Recovery Measures: A Response to Crisis Management and for Long-term Economic Sustainability.” Processed, University of Malaya, Kuala Lumpur (2000).

 

Plan Fiscal UPR (20febrero 2017)

plan-fiscal-upr-borrador-20feb2017

Comunicación contra la Reforma Laboral

Evidencia de que Reforma Laboral atenta contra el futuro del país

El colectivo de economistas que compone la Asociación Puertorriqueña de Economía Política (APEP) instó a los líderes políticos del país a retirar o rechazar el actual proyecto de reforma laboral y a la ciudadanía a organizarse para combatirla de ser necesario. La APEP enfatizó que los datos más recientes señalan que eliminar derechos y beneficios laborales atrasa el crecimiento económico.

“Si uno mira alrededor del mundo, mientras más derechos y beneficios laborales tiene un país, mejor está la economía. Y no se trata de que el crecimiento económico permite estos beneficios. Al contrario, muchas veces primero se aumentan los beneficios y luego como resultado comienza a mejorar la economía. Los países donde sus economías han salido de la crisis son los que han dialogado con los trabajadores y trabajadoras las reestructuraciones, logrando consenso y distribuyendo las cargas. Varios estudios científicos lo han documentado,” explicó el economista y profesor de la Universidad de Puerto Rico Recinto Universitario de Mayagüez, Ricardo Fuentes Ramírez. Por tanto, la organización de economistas concluye que la Reforma Laboral propuesta va en dirección opuesta a lo que necesita nuestra economía.

“Muchos economistas hablamos de las ideas “zombie”, porque se supone que estén muertas y enterradas pero siguen vivas y se siguen proponiendo. Eliminar derechos y beneficios laborales como estímulo a la economía es una de estas ideas “zombie”. Sea por ignorancia o intereses económicos privados, se sigue proponiendo algo que sencillamente se ha documentado que perjudica la economía,” concluyó Fuentes Ramirez.

Como parte de los esfuerzos educativos y organizativos constantes que la APEP aspirar a desarrollar, el colectivo está circulando una gráfica sencilla que ilustra, con los datos más recientes, la relación entre derechos laborales y crecimiento económico. En la imagen se puede observar que las categorías de países con mayores niveles de derechos y beneficios laborales, en ley y en práctica, tienen ingresos promedios significativamente más altos. 

crecimiento-economico-y-derechos-laborales

###


Comunicado de Prensa (redactado previo a la radicación del proyecto) :
Economistas rechazan propuestas laborales del sector privado

La Asociación Puertorriqueña de Economía Política (APEP) rechazó las propuestas de reforma laboral presentadas por Coalición del Sector Privado (CSP) por entender que no crearán empleos y sólo profundizará la crisis económica.

“Debemos recordar la larga lista de enmiendas previas, similares a las que proponen ahora, que se han hecho a leyes laborales argumentando su necesidad para la creación de empleos y que, una vez implementadas, nunca generan los empleos esperados,” señaló el economista y profesor del Recinto de Río Piedras de la UPR, Iyari Ríos. El economista añadió que las propuestas no corresponden en lo absoluto con las tendencias en la distribución funcional del ingreso neto. Este recurso estadístico, publicado por la Junta de Planificación de Puerto Rico, analiza la manera en que se reparte el ingreso generado en la isla entre la compensación a los empleados y lo que reciben los propietarios en forma de ganancias, rentas e intereses. “En términos absolutos y relativos, lo que han estado recibiendo los trabajadores y trabajadoras a través del tiempo es cada vez menos, mientras lo que han estado recibiendo los empresarios es cada vez mayor. Esta reforma laboral propuesta por el sector privado solo profundizará esa tendencia, y en el proceso profundizará la crisis social y económica que vivimos,” concluyó el profesor Ríos.

Por su parte, el economista y profesor del Recinto Universitario de Mayagüez de la UPR, Ricardo Fuentes Ramírez hizo un llamado al nuevo gobierno a llevar cabo un análisis serio y científico de las propuestas. “Esa llamada flexibilidad laboral que pide el sector privado es la forma bonita de decir que quieren exprimir más a los trabajadores y trabajadoras. Lo peor de todo es que los estudios científicos apuntan a que ese tipo de medida no crea empleos y además retrasa el crecimiento y desarrollo económico. Puerto Rico ya es una de las economías más desiguales del mundo, y estas medidas solo empeorarán la desigualdad. De hecho, los estudios apuntan a que la desigualdad también retrasa el crecimiento económico, por lo que esta reforma laboral es una receta para el desastre,” explicó el profesor Fuentes Ramírez. En lugar de las propuestas del sector privado, los economistas urgen al gobierno a evaluar propuestas que se han documentado que funcionan, como fortalecer el sindicalismo y los derechos laborales, un sistema contributivo con énfasis en la progresividad, combatir la evasión y elusión de impuestos por parte de los sectores más adinerados y las empresas más grandes, y la participación obrera y ciudadana en todos los foros posibles.


La Asociación Puertorriqueña de Economía Política (APEP) es un colectivo de economistas dedicados a la investigación de asuntos económicos, al igual que su relación con asuntos políticos, culturales y ambientales; y a la divulgación y democratización de estos estudios. Para leer más pueden visitar su página web economiapoliticapr.org

###

Estadísticas del blog

  • 13,707 hits

Follow me on Twitter

Follow Asociación Puertorriqueña de Economía Política on WordPress.com