Inicio » Uncategorized » La lucha por el populismo y el sentido común en la era de Mine Craft

La lucha por el populismo y el sentido común en la era de Mine Craft

Por: René J. Reyes Medina, Ma. Economía

The Colour Economy

Hoy; la gente usa mapas coroplético para decidir cómo irse de fin de semana, utilizando aplicaciones para celulares; adquirimos Café Puertorriqueño a sobreprecio a través de Ebay; planificamos vacaciones y permitimos que viajeros internacionales, se queden un rato en nuestras casas; se promueve investigaciones para detectar el ritmo al que cantan los coquíes y se desarrolla una secuencia numérica para predecir el movimiento y número aproximado de una especie en peligro. Como si fuera poco en el 2018 se espera lanzar vuelos comerciales al espacio, donde estará el afamado físico Stephen Hopkins como estelar consumidor de este hasta el momento “privilegiado espacio” (553 personas hasta el momento, según la empresa Virgin Galactic). En definitiva, la tecnología y el desarrollo de las ciencias humanas, rozan los niveles de un nuevo siglo dando al traste con muchas realidades que aún permean. Sin embargo, es en esta misma época donde nuestras organizaciones sociales y entidades consideradas “pilares” de la llamada sociedad puertorriqueña sufren de un mayor “outsourcing”. Ya la vida donde cada uno de los componentes familiares, tenían una caja donde ir a parar y todo respondía a una rúbrica, ha sido profanada. Hoy, muchos mantos folclóricos han sido levantados y llega a nosotros la idea de que; “La moralidad del trabajo es la moral esclava y no hace falta esclavitud en el mundo moderno” [1]. Por eso la gente se cuestiona ahora, el arribo de Colón a nuestras playas como dice la “canción” y por eso la bandera se ha teñido de negro. Pues la gente sabe que algo apesta a podrido, quebrado y sin salvación.

Aun así, estamos necesariamente en la cúspide y punto de inflexión de una época. Por eso propongo que reconozcamos que el pacto de Muñoz del 1952 fue una farsa y por esto Ricardo Rosselló acaba de romper el cristal para lanzarse y lanzarnos al precipicio, con su negativa a aceptar sin titubeos las directrices públicas de la Junta de Control Fiscal [2].

La credibilidad del País no salió a discutirse el viernes 4 de agosto ni en los días siguientes; como en junio de 2015. Cuando el hoy, ex gobernador tuvo que reconocer “…que ‘la deuda es impagable; que no es cuestión de política sino de matemática’…. [3]

A todos nos sorprendió el acto de Rosselló Hijo; aun con evidencia de su bailoteo discursivo entre “se puede pagar la deuda y la vamos a pagar” de las elecciones y el “si me pone el trabajo de la gente y pagar la deuda, tenemos que proteger el empleo de nuestras familias” de estos días. Sin embargo, ya no se trata de proteger las familias puertorriqueñas solamente. Los tiempos exigen del gobierno dirección política y no tropiezos con cada repique de las circunstancias económicas. Ricardo Rosselló nos vendió la carta de la defensa de Puerto Rico el viernes 4 de agosto de 2017. Luego, la semana del 21 de agosto, a solo días de conmemorarse un año de la primera conferencia de PROMESA, a convocado el llamado “Frente por Puerto Rico” con participación amplia dentro del oficialismo dual puertorriqueño PPD-PNP. Junto a este además invita a un grupo mucho más amplio dentro del Caucus Económico de este frente.  En este último están representantes en vida del neoliberalismo y figuras como el entrante en funciones presidente de la Asociación de Economistas de Puerto Rico; que no solo ha defendido a los pequeños y mediado comerciantes en el pasado contra las grandes corporaciones de capital foráneo; sino que es Profesor de la universidad pública; amenazada de muerte por las recetas de PROMESA.

Con su actuación del viernes 4 de agosto y su breve mensaje; luego del anuncio de la Junta de recorte de 20% o 10% a la jornada laboral de las trabajadoras y trabajadores del sector público, Ricardo Rosselló alcanzó el cenit moral necesario para reunir a su contraparte oficialista Héctor Ferrer. No solo a este, sino que también convocó a sus ancestros en la gobernación; Pedro Rosselló, Sila M. Calderón, Aníbal Acevedo Vila y Alejandro García Padilla.

Para él, ahora queda por demostrar si es que la Junta de Control o Supervisión (como le llama el oficialismo) manda o sólo sugiere política pública. Esto pues con el legado de 24 años de experiencia en la gobernación; Rosselló Hijo amenaza con ir al Congreso de los Estados Unidos a convertir en un “problema de la política federal” nuevamente el caso de Puerto Rico. Pero, en el plano local, su reto es enfrentar la autoridad y la cárcel, si presume en hacerle frente a las políticas de esta entidad; bajo este escenario nuestra postura debe ser “lo apoyamos en la calle gobernador”.

La verdad evidente para el Pueblo y su Clase Política (cruda y transparente), abre un sinnúmero de oportunidades también en el frente de la resistencia. Es decir; ya no solo los sindicatos, las feministas y la opocición de izquierda ha dicho que las recetas de la junta son nefastas para nuestro País. La verdad hoy también la ha mamado de la teta el gobernador; por eso la oposición oficialista no pudo rechazar la invitación a participar del Frente por Puerto Rico.

A diferencia de los exclusivos espacios donde se forjó la complicada crisis de endeudamiento público del País durante los pasados 60 años; hoy toda persona con dominio mínimo de la tecnología pudo apreciar en vivo la cara dura del oficialismo rancio al escuchar las propuestas “de País” de Rosselló Hijo. Este oficialismo rancio ya no le basta con reconocer que “así comienzan las crisis” al escuchar las trilladas propuestas del hijo del “Mesías” y sus voceros. Hoy también están convencidas y convencidos que nunca fue excusa para no oponerse a las políticas del capital, el que nadie se enterara de sus complicidades. Su impune caminar en esta ocasión, se hace transparente a través de las redes sociales. Esta realidad hoy emplaza al País a juzgar la historia y sus participantes con “vieja” evidencia; que nos negábamos aceptar y que hoy se nos muestra a través de espejos negros; como reflejos de nuestros propios pesares. “¿Cómplices inocentes o jueces revolucionarios?” ese es el dilema al que se enfrentará próximamente la naciente sociedad puertorriqueña en este nuevo siglo. A esta, que le han vendido que son los cursos de robótica en las escuelas y el reinvento de la rueda de la “ideología empresarista”, la alternativa a un gobierno con un tamaño “erróneo” (rightsizing the government) y beneficios definidos para los pactantes en la sociedad insular; le queda convocarse a ver la realidad y actuar sobre ella.


[1] Bertrand, R. (1932). In Praise of Idleness.

[2] A partir de junio de 2016, el gobierno de Puerto Rico se puso bajo supervisión de una entidad, con mayor nivel jurisdiccional que la Constitución del País y al amparo de la Cláusula Territorial de los Estados Unidos, al amparo de la ley federal PROMESA. Este ha sido el cambio de soberanía más profundo sufrido por el gobierno insular desde 1952.

[3] “El gobernador de Puerto Rico reconoce que la deuda de la isla es “impagable”; Agencia EFE [efe.com], 29 de junio de 2015 https://www.efe.com/efe/america/economia/el-gobernador-de-puerto-rico-reconoce-que-la-deuda-isla-es-impagable/20000011-2651205

Imagen: The Colour Economy: Frantic on Vimeo por blprnt_van (2008), https://www.flickr.com/photos/blprnt/2542831577/ , atribuido a (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0/), Photo Attribution by PhotosForClass.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: