Inicio » Uncategorized » Cooperativismo en tiempos de depresión económica.

Cooperativismo en tiempos de depresión económica.

Por: Heriberto Martínez Otero

La economía capitalista se caracteriza por ser un sistema inestable el cual genera períodos de crecimiento y otros de contracción económica. Por esta razón, los economistas hablamos de los ciclos económicos al momento de explicar variables como el empleo, el producto interno bruto, los recaudos del gobierno, la inversión de las empresas, entre otros. En el caso de Puerto Rico, existe un consenso generalizado de que la economía está en un estado de depresión económica, el cual se ve manifestado en la destrucción de puestos de trabajo, migración, deterioro de infraestructura física, aumento en las ejecuciones de hipoteca, y recortes en el gasto público e inversión social. Donde no existe consenso es en la explicación de cómo llegamos hasta aquí, y en cuál es la hoja de ruta a seguir para salir de la crisis.

 La insistencia de muchos economistas en aplicar políticas de recorte del gasto público para salir de la crisis está relacionada a un diagnóstico erróneo de la circunstancias por las cuales llegamos a la actual depresión económica. La realidad es que la crisis en Puerto Rico es producto de un problema sistémico en el cual los medios de producción de alto valor agregado (manufactura, investigación, desarrollo) han estado principalmente bajo control de un capital que no reinvierte el dinero en la economía local. El empresario local ha estado históricamente localizado en áreas intermedias de producción, en construcción y en las ventas al detal. Por lo tanto, una economía en la cual los medios de producción que generan alto valor agregado estén subordinados a la inversión extranjera directa, correrá siempre el riesgo de la inestabilidad por los ciclos económicos globales, y sufrirá de las deficiencias estructurales de no tener poderes propios para articular su política económica.

Pienso que en estas circunstancias, la forma más efectiva para organizar un ecosistema empresarial local dedicado a las áreas de alto valor agregado es a través de organizar la producción en empresas de riesgo compartido o cooperativas. De acuerdo con el libro “Democracia Obrera” del Dr. Francisco Catalá, el cooperativismo se ha utilizado en muchas partes del mundo como modelo para organizar la producción, generar empleo, aumentar la competitividad y reactivar la economía en períodos de fuerte contracción económica. Este modelo se caracteriza porque los trabajadores son dueños de la empresa, lo cual promueve aumentos en productividad, y se crea una relación orgánica entre trabajadores, empresa y comunidad a la cual se pertenece o representa. Conceptos como explotación y conflictos obrero-patronales, desparecen de este esquema debido a que el modelo se fundamenta en la economía solidaria, la propiedad colectiva de la empresa, y la democratización de la toma de decisiones empresariales tales como “qué, cómo y cuánto producir”. Cooperativas como IUPICoop Café, DereCoop (librería), Coopharma (farmacias), Indulac (industria lechera), El Alcázar (vivienda), son ejemplos contundentes de los diferentes sectores de la economía en los cuales el cooperativismo ha demostrado ser un modelo exitoso en una década de depresión económica. La idea es pensar en cómo fortalecerlo y expandirlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: