Inicio » Uncategorized » El cooperativismo como alternativa a la crisis

El cooperativismo como alternativa a la crisis

Autor: Heriberto Martínez Otero

Publicado Originalmente en El Vocero, 23 septiembre 2016

La economía internacional no ha logrado recuperarse por completo de la crisis económica y financiera iniciada en el año 2008 con la quiebra del banco Lehman Brothers. Las tasas de crecimiento reflejadas por las economías desarrolladas continúan muy por debajo de su nivel esperado; mientras que las economías en desarrollo reflejan datos mixtos. En Puerto Rico, la crisis financiera de 2008 profundizó la depresión iniciada dos años antes, llevando al País a cumplir una década de contracción económica. El resultado ha sido que los puestos de trabajo en la economía formal se siguen destruyendo, el PNB proyecta continuar en su fase de contracción hasta el 2020, la migración continúa en aumento, las quiebras no cesan, y la inversión extranjera directa no parece apostar lo suficiente para inyectar capital en la economía.

Este panorama crítico que ha desgastado todos los sectores productivos del País, ha encontrado en el modelo cooperativo un elemento de resistencia, el cual merece un acercamiento directo por parte de los economistas y estudiosos de las ciencias sociales. El modelo cooperativo ha logrado resistir la actual crisis económica y financiera a base de sus propios recursos, sin la necesidad de incentivos federales y aportando a la recuperación, a través de la compra de bonos del gobierno de Puerto Rico. Este modelo consiste en organizar la producción de bienes y servicios en empresas democráticas, donde el empleado o socio es dueño del medio de producción y tiene poder de incidir en las decisiones de la empresa. El cooperativismo es el modelo en el cual la producción se organiza para priorizar el empleo y el servicio ofrecido, en lugar de poner todo el énfasis en la maximización de ganancias de corto plazo. Las cooperativas son las empresas en las cuales el principio es colaborar, no competir.

En Puerto Rico, las cooperativas en general han consolidado su presencia en la economía local, convirtiéndose en un referente para aquellos ciudadanos que desean establecer su negocio a través de la colaboración, y la distribución del riesgo, el trabajo y las ganancias. De acuerdo a los datos de la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF), las cooperativas aumentaron sus activos financieros de $6,699 millones en el año 2008 (cuando comenzó la crisis) a $8,713 millones en el 2016; período en el cual los activos financieros de la banca comercial local se redujeron de $87,334 millones a $52,795 millones. Las cooperativas de vivienda se han convertido en una alternativa de vivienda para miles de familias trabajadoras, pagando rentas por debajo de los $400 mensuales en el área metropolitana. Cooperativas como IUPICoop, la cual se dedica a la venta de café artesanal en la UPR, continúan siendo referente para un modelo democrático de producción y prestación de servicios. Por lo tanto, en una década en que la ortodoxia económica nos ha llevado a una crisis interminable, el cooperativismo debería ser considerado como la base del modelo productivo a considerar en el nuevo milenio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: