Inicio » Uncategorized » Libre comercio, cuando me conviene

Libre comercio, cuando me conviene

Autor: José Caraballo

Publicado originalmente en El Nuevo Día, 26 de julio 2016

Profesionales ajenos a las ciencias sociales tienen un conocimiento rudimentario o acomodaticio del “libre comercio” (ausencia de intervención gubernamental en el comercio internacional). Rudimentario porque desconocen que la teoría del “libre comercio” es irreal porque parte de  supuestos irreales: todos los países tienen empresas competitivas con capacidad exportadora, no existen multinacionales con dominio y los salarios están maximizados. 

La teoría del “libre comercio” recomienda que los países produzcan principalmente el producto que tengan competitivo a nivel mundial. Si Puerto Rico hubiese seguido esta teoría, estuviese hoy produciendo mucha azúcar y no se hubiese modernizado. En cambio, la teoría alternativa (“ventaja comparativa dinámica”) recomienda que nos concentremos en los sectores que podríamos ser competitivos si los desarrollamos, como  la agricultura orgánica y  manufactura de alta tecnología.

Friedrich List, Alexander Hamilton y Frank Graham -en tiempos diferentes- visualizaron que el desarrollo económico está en la protección y apoyo a las empresas pequeñas hasta que puedan competir internacionalmente.   Adam Smith y Jean Baptiste Say pensaban que el proteccionismo empobrecería a Estados Unidos. La historia reivindicó a los primeros.

Lo mismo hicieron los “milagros” económicos (Singapur, Taiwán, Hong Kong, Corea del Sur, y Japón): proteccionismo e intervención gubernamental para fortalecer sus empresas y crear una base exportadora que trajese ingresos del resto del mundo. Ningún país se desarrolló siguiendo fielmente el “libre comercio”: el economista Dani Rodrik de Harvard establece que “los países que más se han beneficiado de la globalización son los que no han seguido las reglas”. De hecho, países ricos que predican el “libre comercio” como Estados Unidos, se contradicen subsidiando sus agricultores, estableciendo cuotas de importación por ser “industrias sensibles” o porque no pueden competir (“dumping”), y favoreciendo empresas estadounidenses en las compras gubernamentales, entre otros. Vemos las leyes de cabotaje donde nos obligan a utilizar exclusivamente la poco competitiva marina mercante estadounidense entre ambos puertos.

En Puerto Rico algunas megatiendas toman incentivos gubernamentales pero después se defienden de la intervención gubernamental en pro del empresarismo local bajo el “comercio interestatal irrestricto”, olvidando las ocho grandes ciudades estadounidenses que disuaden la megatienda preferida en Puerto Rico. Asimismo, los neoliberales rechazaban la regulación del mercado de viviendas pero en esta crisis esos mismos neoliberales propusieron ayudas de gobierno para incentivar la venta de casas para “salvar la economía”.

Actualmente muchos defienden a Uber sin condiciones laborales o formalidad alguna bajo el pretexto del “libre comercio” pero esas mismas personas no defendieron a un empresario local que propuso un negocio similar hace años y critican cuando las pobres establecen un negocio sin permisos. Cierto que el gobierno no supo cómo regular pero hay que reclamar que regulen mejor, no la ausencia de regulación. Las innovaciones también se regulan: recordemos como la innovación financiera desregulada llevó a la Gran Recesión estadounidense.

Algunos no superan la Guerra Fría. Entre el capitalismo de estado cubano y el capitalismo neoliberal dominicano hay muchos intermedios: necesitamos un buen intermedio, una intervención buena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: