Inicio » Uncategorized » La amenaza de PROMESA

La amenaza de PROMESA

Autora: Joely Beth Román Oquendo

Publicado Originalmente en El Nuevo Día, 24 de mayo, 2016

L a nueva versión del proyecto del Congreso HR 5278, conocido como PROMESA (por sus siglas en inglés), que incluye la Junta de Control Fiscal, trae amenazas al ambiente imposibles de ignorar.

En primer lugar, el proyecto incluye un “task force” para promover el crecimiento económico, término que errónea o intencionalmente se confunde con desarrollo económico. El crecimiento económico parte de meras estadísticas de medición económicas (PIB, PNB), mientras que desarrollo económico toma en consideración otras medidas de bienestar social buscando desarrollar integralmente los sectores económicos de manera sostenible. 

Es por tanto de no extrañar que PROMESA ponga énfasis en el crecimiento económico ignorando aspectos que pueden afectar directamente a los habitantes de Puerto Rico. Este énfasis en la mera contabilidad subyace en que el propósito del proyecto está evidentemente en función del pago de la deuda.

En segundo lugar, el Título V sobre la Revitalización de la Infraestructura de Puerto Rico plantea la necesidad de revitalizar la infraestructura del País y revive un fenómeno que conocemos muy bien; la creación de emergencias mediante legislación con el propósito de promover y aprobar proyectos de forma expedita que pueden ser de gran daño para los puertorriqueños. No se puede olvidar que en la pasada administración se creó la Orden Ejecutiva 2010-034 del 19 de junio de 2010 que creó un “estado de emergencia energética” por la cual se pretendió desarrollar el proyecto del gasoducto sin los debidos permisos, consultas y certificaciones que requieren este tipo de proyectos.

La creación de un comité para acelerar permisos puede abrir una caja de Pandora, ya que esto parte de un análisis costo-beneficio que de entrada es totalmente ineficiente y que por su naturaleza sobrepasa los beneficios económicos sobre los ambientales en su análisis.

Un análisis costo-beneficio es ineficiente en tomar en cuenta la representación de los no-humanos y de las generaciones futuras. Por ejemplo, si se plantea hacer una empresa cerca de un río y sus actividades generan contaminación, puede que un análisis costo-beneficio arroje que los beneficios exceden los costos porque la empresa generará empleos a las familias de la comunidad. Solo si estas familias procuran incluir en sus preferencias el problema que la contaminación puede traer en un futuro a la comunidad; es que las externalidades se considerarán indirectamente en el análisis de costo-beneficio, reduciendo así todo a una simple valoración monetaria. Quizás todos podemos estar de acuerdo en la necesidad de mejorar la infraestructura del País, principalmente la relacionada al servicio del agua, pero no se puede perder de perspectiva que sectores relacionados a la construcción y que han mostrado apoyo a PROMESA se pueden beneficiar de la aceleración de permisos.

La contaminación de cuerpos de agua y las inundaciones son ejemplos de los daños de la construcción desmedida y mal planificada.

No podemos tomar como una victoria la exclusión del tema de Vieques en esta nueva PROMESA. Debemos estar alertas a otras amenazas que bajo el escudo del crecimiento económico pueden pasar desapercibidas. Esta es otra razón más para oponernos al Proyecto PROMESA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: