Inicio » Uncategorized » Sobre la Libertad y la Economía

Sobre la Libertad y la Economía

Autor: Ian J. Seda-Irizarry

Publicado originalmente en AbrePaso, 14 de marzo

El pasado lunes salió un titular en El Nuevo Día donde se anunciaba que Puerto Rico ocupaba el puesto 31 entre las economías más libres del mundo a base de un cálculo realizado por dos economistas del patio que representan al Centro para Renovación Económica, Crecimiento y Excelencia (CRECE). Si bien eso de poner a “Puerto Rico” y “libre” en el mismo titular de por sí parece un chiste de mal gusto, quiero enfocarme, de manera bien breve, más en lo que está detrás del escrito y que está relacionado con, pero vá mucho más allá del debate diario en la isla sobre la condición de estatus.

La noticia señala que en el estimado se aplicaron “los mismos parámetros que utiliza The Heritage Foundation y el diario The Wall Street Journal” y que se basa en que “la libertad económica lleva al crecimiento económico y la reducción de la pobreza.” Luego se mencionan unas recomendaciones, muchas de las cuáles son ampliamente compartidas por diversos sectores (ej. necesidad transparencia gubernamental), mientras que otras siguen en debate (ej. tamaño del gobierno, peso impositivo a quién y por cuanto, tipo de construcción y para quién).

En primer lugar salta a la vista la mención del Heritage Foundation, un “think tank” conservador que representa intereses corporativos y que fue pilar del andamiaje ideológico que se desarrolló en la década de los 70 al proveer argumentos (junto a otras instituciones como el Instituto Hoover y el National Bureau of Economic Research) para sustentar las políticas del embate neoliberal que sacudieron al mundo, especialmente a partir de los 80. Es importante mencionar esto porque esa fundación estuvo bien asociada con la presidencia de Ronald Reagan, a quien normalmente se le identifica como un campeón del libre comercio, aún cuando su presidencia estuvo marcada por altos niveles de proteccionismo comercial, e intervenciones del estado en la economía que le pararían los pelos de punta a cualquier neoliberal. Reagan simplemente fue otro ejemplo más de aquellos que dicen una cosa pero hacen otra.

Como bien señala el economista Ha Joon Chang, resulta interesante la hipocresía histórica de algunos países industrializados (ej. EEUU e Inglaterra) al decirle a otros países que para llegar a su nivel de desarrollo económico tienen que abrir mercados, privatizar activos públicos, desregular leyes, etc., cuando ellos mismos fueron altamente proteccionistas y el gobierno tuvo un papel fundamental en el desarrollo de la base industrial. Eso sí, una vez desarrollada esa base productiva, les convenía que otros abrieran sus mercados (a veces “libertad” impuesta a la fuerza) para la avalancha de mercancías producidas y para tener acceso a sus recursos. Hoy en día, y tras otras transformaciones en el capitalismo global, vemos las consecuencias cuando el Banco Mundial, reporta en su World Development Report 2016 que es muy probable que los hogares más pobres en el mundo tengan acceso a un teléfono móvil pero no a servicios sanitarios o agua limpia.

El CRECE parece olvidar que el crecimiento económico por sí solo no necesariamente implica bienestar, sea en términos de qué específicamente se produce (característica borrada por la contabilidad en dólares) o cómo está distribuido. Está ampliamente documentado que el nivel de desigualdad del ingreso y la riqueza han aumentado desde que se dio el viraje neoliberal hacia un capitalismo sin trabas, viraje que trajo consigo la crisis global que comenzó en el 2007, crisis de una escala mundial nunca antes vista.

Esa acumulación de riqueza en pocas manos se traduce en un control sustancial del gobierno, sea el propio o el de otro, como hemos visto claramente evidenciado cuando se examinan los términos de las negociaciones del gobierno de Puerto Rico con los bonistas, ambos asesorados por el Fondo Monetario Internacional, institución emblemática del capitalismo global. En fin, la cuestión no es analizar al mercado en oposición al gobierno, sino comprender cómo ambas instituciones son fundamentales para un sistema guiado por la ganancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: