Inicio » Uncategorized » Reflexión sobre la disposición de residuos en Puerto Rico

Reflexión sobre la disposición de residuos en Puerto Rico

Autora: Joely B. Román Oquendo,  MA Economía

Durante las pasadas semanas han estado en la opinión pública dos temas relacionados a la disposición de residuos en Puerto Rico: La propuesta Planta de Recuperación de Recursos y Conversión de Basura en Energía en Arecibo y la Orden Ejecutiva 2015-040 para prohibir la dispensación de las bolsas plásticas en los establecimientos comerciales.  En un país consumista como Puerto Rico el asunto del manejo de la basura tiene que ser tratado con seriedad, premura y fuera de pasiones políticas.  Es necesario resaltar que Puerto Rico es una isla pequeña con una economía abierta y en donde la gran mayoría de lo que consumimos se importa; lo que implica además que estamos generando basura de productos que no hemos producido localmente. Esto es importante ya que por lo tanto no tenemos un control directo de la forma en que se empacan los productos pero si en la decisión de que comprar y en cómo deshacernos de los residuos.  El consumo en Puerto Rico es central en esta discusión en donde nos hemos acostumbrado a comprar sin necesitar y a desechar sin pensar.

Aunque se han dado pasos importantes para la recopilación de datos estadísticos confiables y de fácil acceso a través del Instituto de Estadísticas y otras agencias gubernamentales, faltan más estudios y datos actualizados que permitan hacer una verdadera planificación y mejor uso de nuestros recursos.  Es muy importante que la información esté disponible y que sea de fácil entendimiento para todo ciudadano.  El último estudio publicado de Tasa de Reciclaje y Desvío es del 2007 y la información que provee la Autoridad de Desperdicios Sólidos en su página electrónica no es extensa.  Esto es indicativo de que el área de la disposición de residuos no es prioridad, esto a pesar de los problemas en los vertederos y en la vida marina que conlleva un mal manejo de estos.

Según datos disponibles, para el 2010 se generaron en Puerto Rico aproximadamente 5.56 libras de residuos por persona de las cuales el 70 por ciento terminó en los sistemas de relleno sanitario mejor conocidos como vertederos (Autoridad de Desperdicios Sólidos, 2015). Tomando en cuenta la definición de la Autoridad de Desperdicios Sólidos la tasa de desvío “considera la reducción en la fuente, el reciclaje, el reuso y el compostaje de los residuos sólidos, con el fin de evitar la disposición de estos materiales en los sistemas de relleno sanitario o su uso en facilidades de transformación (Autoridad de Desperdicios Sólidos , 2015).”  El dato más reciente indica que para el 2012 la tasa de desvío fue de 13.83 por ciento estando por debajo de la más alta reportada de 18.75 por ciento en el 2007, observándose entonces un retroceso en este renglón.  Este dato es muy revelador ya que indica que no estamos disponiendo efectivamente de los residuos pero sobre todo no los estamos transformando lo suficiente ocupando los sistemas de relleno sanitario, alcantarillado, calles, campos y cuerpos de agua.  Entonces tomando en cuenta todos estos datos, ¿Qué hacemos con los residuos?

En Puerto Rico los municipios que generan y disponen la mayor cantidad de residuos a nivel diario son San Juan, Bayamón, Carolina, Ponce y Caguas (Autoridad de Desperdicios Sólidos, 2015).  A pesar de esto se pretende poner una planta incineradora en Arecibo, llevando entonces los residuos a casa del vecino.  Esto es parte de la lógica del fallo del mercado en forma de externalidades en donde genero residuos en un lugar y puedo continuar con mi patrón de consumo al poder disponer de ellos en otro lugar sin afectarme directamente.  La idea es seguir consumiendo infinitamente mientras los costos asociados a ese consumo puedan ser asumidos por el otro.  Eso me recuerda los viajes de fin de semana a Culebra en donde se cargan con suministros desde la isla grande para luego dejar atrás todos los residuos a una pequeña isla que obtiene muy pocos beneficios de ese tipo de visita.   

La Planta de Recuperación de Recursos y Conversión de Basura en Energía propuesta para Arecibo y el proyecto de prohibición de bolsas plásticas buscan lidiar con el problema de disposición de residuos partiendo de posiciones opuestas.  La primera implica transformar residuos (basura) en energía.  Esta propuesta cuenta con permisos tanto estatales como federales y ha sido eje de discusiones entre propulsores y detractores.  La obtención de los permisos no es sorprendente cuando estas agencias están montadas sobre el análisis de costo-beneficio sin tomar en cuenta evaluaciones multidimensionales.  Según los propulsores la planta “tendrá la capacidad de procesar unas 2,100 toneladas de basura diarias y producirá aproximadamente 80 megavatios de energía renovable alterna para Puerto Rico (Noticel, 2015).”  Para los detractores la planta puede traer problemas de contaminación del aire; mientras los que están puestos a analizar esta “posible externalidad” lo ven como un simple asunto de costo beneficio.   

Hoy en día los flujos de materiales y energía del medio ambiente hacia la economía y de regreso al medioambiente se han vuelto más pronunciados y los seres humanos reciben mayor bienestar del flujo de bienes y servicios que del medioambiente (Shmelev, 2011). Esto es precisamente de lo que parte la lógica de una incineradora en donde no se está atajando el problema de origen, el consumo desmedido sino atajando el problema con una medida de corto plazo con implicaciones de largo plazo.  Principalmente con la ausencia de campañas que aporten a la reducción de desperdicios y apoyándose en algunas que únicamente están dirigidas a la transformación de residuos; entre las que se encuentra el reciclaje.

Por otro lado se encuentran los proyectos para la regulación del uso de las bolsas plásticas.  Originalmente propuesto como el proyecto de la Cámara 1100 para crear la “Ley para la Promoción de Bolsas Reusables y la Reglamentación del Uso de Bolsas Plásticas” fue aprobada el 6 de octubre de 2015 por el Senado de Puerto Rico (Banuchi, El Nuevo Día, 2015) pero derogada el 26 de octubre de 2015 en la Cámara de Representantes (Banuchi, El Nuevo Día, 2015).  A consecuencia de esto el Gobernador de Puerto Rico Alejandro García Padilla firmó el 30 de octubre de 2015 la Orden Ejecutiva 2015-040.  La misma ordena a la Autoridad de Desperdicios Sólidos prohibir la dispensación de bolsas plásticas en los establecimientos comerciales de Puerto Rico.  Esta orden va en el camino correcto al promulgar la reducción de desperdicios sólidos mediante la utilización de bolsas reusables.  Al momento de escribir esta reflexión la Legislatura aprobó el Proyecto antes rechazado y se encuentra en espera de la firma del gobernador para que sea convertido en ley (El Nuevo Día, 2015). Ha sido la sociedad civil la que ha sido central en que se tome en consideración esta propuesta como reacción a modos nocivos  de disposición de residuos y es ésta la que tiene que provocar cambios que incidan en un mejor uso de nuestros recursos tanto físicos como naturales.  Todos tenemos que asumir responsabilidad.  Es imperativo reducir el consumo de productos innecesarios y de aquellos que no son empacados responsablemente.  Es por tanto que todos necesitan estar protegidos, los que tienen voz pero sobre todo los que no la tienen.

Referencias

Autoridad de Desperdicios Sólidos . (15 de Noviembre de 2015). Mapa Reciclaje en Puerto Rico. Obtenido de Autoridad de Desperdicios Sólidos: http://www.ads.pr.gov/ads/mapas/mapa-reciclaje.html

 

Autoridad de Desperdicios Sólidos. (15 de Noviembre de 2015). Mapa de Residuos Sólidos en los Sistemas de Relleno Sanitarios. Obtenido de Autoridad de Desperdicios Sólidos: http://www.ads.pr.gov/mapas/mapa-srs.html

 

Banuchi, R. (6 de Octubre de 2015). El Nuevo Día. Obtenido de El Nuevo Día: http://www.elnuevodia.com/noticias/politica/nota/senadoapruebamedidaparasuprimirusodebolsasplasticas-2108692/

 

Banuchi, R. (26 de Octubre de 2015). El Nuevo Día. Obtenido de El Nuevo Día: http://www.elnuevodia.com/noticias/politica/nota/derrotanproyectopararegularbolsasplasticas-2117732/

 

El Nuevo Día. (18 de Noviembre de 2015). El Nuevo Día. Obtenido de El Nuevo Día: http://www.elnuevodia.com/noticias/politica/nota/legislaturaapruebalaprohibiciondelasbolsasplasticas-2128152/

 

Noticel. (7 de Marzo de 2015). Noticel. Obtenido de Noticel: http://www.noticel.com/noticia/173121/promotores-de-planta-incineradora-de-arecibo-acogen-las-vistas-publicas.html

 

Shmelev, S. (2011). Chapter 1: The Economic System and the Environment. En S. Shmelev, Ecological Economics: Sustainability in Practice (págs. 3-18). Springer Science & Business Media.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: