Inicio » Uncategorized » ¿Cuáles son las consecuencias del Plan de Ajuste Fiscal?

¿Cuáles son las consecuencias del Plan de Ajuste Fiscal?

Autor: René Reyes Medina, MA, Economía

Publicado originalmente en abrepaso.com

En Puerto Rico, hace varias semanas el gobierno ha divulgado un “Plan de Ajuste Fiscal”. La ejecución de dicho plan pretende evidenciar severos recortes al gasto público y cambios en las agencias y corporaciones del gobierno del ELA. A pesar de que éste no se ha puesto en vigor, su publicación se ha sentido a través de los medios de comunicación; y la inquietud y tensión es innegable entre los trabajadores del gobierno [12 y 3].

Algunas medidas propuestas por el Plan de Crecimiento Económico y Fiscal (PCEF)

  • Leyes laborales
    • Ajuste de las horas de trabajo y el sobretiempo (overtime) al periodo de días consecutivos y las 40 horas semanales, no las 8 horas diarias.
    • Extensión del periodo probatorio a 10 años.
  • Cambios en financiamiento y restructuración
    • Completar las recomendaciones de reestructuración en la AEE y atraer dirección externa para la corporación.
    • Cambio en el sistema de matrícula en la UPR a uno “ajustado a los ingresos”, reduciendo su fuente de ingresos al separar los recaudos que van dirigidos al pago de la deuda.
  • Planificación y dirección financiera
    • Centralizar el sistema de compras de la Administración de Servicios Generales.
    • Implentación del Plan de Reorganización y Eficiencia elaborado por el Departamento de Estado para la conslidación de agencias.
  • Infraestructura
    • Completar la privatización de los peajes con la supervisión del Departamento de Transportación de EE.UU.
    • Evaluar la consolidación de aeropuertos “infrautilizados” y “geográficamente innecesarios”.
  • Salario
    • Promover la exclusión por 10 años en el Congreso de los EE.UU. para pagar menor salario mínimo a menores de 25 años.

Por otro lado, la información de los medios de comunicación y las redes sociales en los últimos meses han reseñado cada partícula del tema de los bonos del gobierno, la posible privatización de agencias y aumentos de tarifas de abonados de las corporaciones públicas. Esto a pesar de diseminar la histeria entre nuestra población, también ha educado sobre distintos asuntos económicos y sobre lo que el país está elaborando en materia de política económica.

Ejemplo de esto, hace un año nadie hablaba de mecanismos como los fondos TRANS, y solo entre economistas y personas expertas en finanzas se pensaban en fondos de cobertura. Sin embargo, hoy el gobierno menciona este tipo de herramientas de política monetaria y fiscal, para el financiamiento de corto plazo de las agencias públicas y el pueblo se ha ido familiarizando con todos estos conceptos. A modo de repaso, se le conoce como TRANS a una línea de efectivo de emergencia tomada prestada al Banco Gubernamental de Fomento o a otras entidades prestatarias del sector público y/o privado. Además, la política monetaria no solo se trata de la impresión explícita de papel moneda. Sino también de todo aquello que aumenta el circulante, ena base ade pagos futuros, como lo son los préstamos, en especial las emisiones de bonos para el financiamiento de infraestructura, la gestión del estado y en fin; en auxilio de la parte de gasto, de la política fiscal.

En este sentido, la banca puertorriqueña privada, banca convencional o cooperativas, y corporaciones públicas han sido parte de la “mano amiga” del gobierno de Puerto Rico durante los pasados años. Esto, financiando parte de la operación de “día a día” de los servicios que atienden a nuestras familias y asisten nuestras empresas, a través de este tipo de emisiones. Durante este tiempo, tanto los fondos del gobierno, como la circulación del efectivo, entre las manos de los que producimos e intercambiamos, en este 111 millas de ancho por 39 millas de largo, se ha ido esfumando con mayor velocidad como por arte de magia. Sin embargo, por muchas décadas a través de mecanismos como “Toll Gate tax” y la sección 936 del código de Rentas Internas de los Estados Unidos, las ganancias de las empresas estadounidenses en principio, y luego transnacionales, fueron incentivadas para que esos depósitos de “capital” estuvieran en los bancos de la isla por cierto tiempo.

“Más aún, con su deseo de reducir al mínimo los pagos en divisas al gobierno de Puerto Rico, las llamadas corporaciones 936 no quieren reinvertir en actividades productivas porque son penalizadas por leyes federales y locales que estimulan la repatriación de sus ganancias. En lugar de reinvertir, las corporaciones depositan una parte significativa de sus ganancias en instituciones financieras donde pueden evadir legítimamente la mayor parte de los impuestos puertorriqueños y repatriarlos después de esperar el período requerido (cinco años) (Dietz, J. 1989, p. 335) [4].”

Ese cuento se acabó en 1996 y su extensión hasta 2006, solo sirvió para culminar la estrategia fallida, apodada por Dietz (1989) y otros, de “inversión por invitación”. Sin embargo esta sí logró el desarrollo de la hoy, banca privada puertorriqueña y a pesar de no lograr sostener por mucho la inversión de empresas extranjeras, más allá de sus periodos de incentivo, gran parte de las empresas locales de hoy día aprovecharon el crédito existente en dicho periodo.

Hoy, los cañones del Plan Fiscal, para incentivar la economía se dirigen hacia políticas “pro cíclicas”, tales como medidas de flexibilización laboral, buscando la competitividad hacia el fondo del abismo, pretendiendo eliminar barreras a las empresas que ya no tienen ganas de correr riesgos en esta hermosa ínsula caribeña. Como si fuera poco, la población, nuevamente se está exportando como mano de obra relativamente barata, a otras economías más “diestras” o en crecimiento. Así mismo, vemos como el empleo en la economía formal va decreciendo, mientras la capacidad de crecer, se desmorona en la misma dirección.

¿Qué otras estrategias tiene nuestro país, para cambiar el trayecto actual?

Recientemente el gobierno de Puerto Rico, comenzó una discusión con el periódico El Nuevo Día, por la legitimidad o ilegitimidad, de un documento-borrador sobre el plan de desarrollo – Reto Demográfico. El proyecto del Reto Demográfico, es un documento de planificación interagencial que propone estrategias de política pública, elaborado por varias agencias del estado y algunos colaboradores académicos y profesionales, dirigido por la Junta de Planificación de Puerto Rico; y su Programa de Planificación Económica y Social. El propósito de este plan, es servir de guía de desarrollo y rúbrica de estándares, a las agencias del gobierno central y demás entidades relacionadas. Esto para atajar el cambio demográfico, caracterizado por una merma de la población menor de 45 años de edad en Puerto Rico, producto de una reducción en los partos, reducción en la población de mujeres en edad reproductiva y una definitiva, migración de personas en estas edades hacia “paraísos obreros” [5]. Es decir, no solo los dueños del capital (esa cosa que crece, a través de la explotación del trabajo humano) transfieren sus medios y riquezas a paraísos fiscales. De esos donde usted invierte y nunca los gobierno se van en “default” y tiene triple exención contributiva. No, también los obreros se prefieren enamorar en paraísos obreros y adoptar esa fe de que “un nuevo mundo es posible, pero no allá en casa”.

Este Plan de Ajuste fiscal, no responde a ninguna de las estrategias contenidas en el borrador del Plan de Reto Demográfico hecho público por el citado rotativo de la capital, ni a los planes de desarrollo económicos de Puerto Rico recientes, ni históricos [6]. Dichos planes, como es el caso del ahora Plan de Ajuste fiscal, fueron elaborados con la intención de hacer crecer la economía del país. Pero cada uno de ellos con distintas tácticas macroeconómicas principales. El que hoy nos preocupa, sigue la táctica de reducir los gastos gubernamentales y todas las recetas de refinanciamiento de deuda pública esbozada por “corredores de bolsas internacionales experimentados, inversionistas y economistas de renombre”. Lo que implica, que con las mejores intenciones del mundo por parte de Fortaleza, los supuestos pagos parciales de la deuda y todas las demás estrategias de consolidación de agencias públicas y flexibilización de las leyes laborales, por más necesarias que les pueda parecer tiene un absoluto propósito ulterior a parte del salomónico crecimiento económico. Una nueva emisión de deuda sobre las costillas de la clase obrera que queda en la isla. Ésta última además se sostendrá sobre unas realidades de mayor precarización, a pesar de su nivel académico, bilingüismo y capacidades múltiples, conocidas en los 50 estados del norte y en otras latitudes.

Finalmente, el comisionado residente Pedro Pierluisi (el candidato más serio del Partido Nuevo Progresista a las próximas elecciones) ya ha dicho que intenta legislar para que, el gobierno de los Estados Unidos con su “solidez financiera” respalde una próxima emisión de bonos. Esto sugiere Pierluisi, auxiliará estas emisiones de fondos TRANS y ayudará a la negociación con los acreedores del ELA. La propuesta inicialmente, fue hecha pública por el Sr. Comisionado Residente en Washington y su H.R. 3725. Sin embargo ya en el New York Times el 14 de octubre de 2015, se habla de conversaciones oficiales entre el poder ejecutivo del ELA dirigido por el Partido Popular Democrático y la Oficina de Hacienda (Tesoro) de los Estados Unidos [7]. Lo interesante es que luego de que Pierluisi se convierta en gobernador, no habrá duda de quieénes son los verdaderos culpables de la crisis que vivimos, utilizando las mismas políticas con los mismos resultados. ¿Quiénes votaron para que aumentaran la deuda, uno de estos dos partidos durante los pasados años? No lo sabemos, pero usted sabrá quién lo hizo después que Pierluisi comience a implementar su estrategia para terminar de endeudar al país y siga sin imponer la voluntad popular de impago de esa deuda, hasta cuando comience a crecer nuestra economía.


Referencias:

[1] Según el sitio web del Banco Gubernamental de Fomento, “el 9 de septiembre de 2015 el Grupo de Trabajo para la Recuperación Fiscal y Económica de Puerto Rico creado mediante Orden Ejecutiva del Gobernador Alejandro García Padilla, publicó su Plan de Crecimiento Económico y Fiscal para Puerto Rico”.

[2] “Divulgan Plan de Ajuste Fiscal”; en http://www.metro.pr el 9 de septiembre de 2015.

[3] Orden ejecutiva, Grupo de Trabajo Fiscal 2015, Oficina del Gobernador del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, 29 de junio de 2015.

[4] Dietz, J. L. (1989). Historia económica de Puerto Rico. (p. 335) Ediciones Huracán.

[5] “Necesario un coherente plan de calidad de vida”, http://www.elnuevodia.com el 6 de octubre de 2015.

[6] Véase enlaces de Planes de desarrollo económico históricos y el PDE 2015 en el portal de la Junta de Planificación de Puerto Rico.

[7] Proyecto de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos H.R. 3725 presentado el 8 de octubre de 2015; “Para autorizar al Secretario de Hacienda (Tesoro) para garantizar principal e intereses de los bonos emitidos por el gobierno del territorio estadounidense de Puerto Rico, incluyendo sus corporaciones e instrumentalidades públicas, a condición de que el gobierno del territorio demuestra e una mejora significativa en la gestión de su hacienda pública, y para otros fines”.

[8] “Plan fiscal extiende recortes en Gobierno hasta 2025” en: http://www.noticel.com el 26 de agosto de 2015.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: