Asociación Puertorriqueña de Economía Política

El Pueblo antes que la deuda: “Aumentar el salario mínimo para lograr mayor crecimiento y equidad”

Anuncios

René J. Reyes Medina/ MA, Economía

El informe de los tres ex asesores del Fondo Monetario Internacional (FMI), mejor conocido por el apellido de su comandanta Anne Krueger; lee en su primera página:

“Por su parte, la administración ha trabajado duro para apalear la crisis con importantes medidas desde 2013, incluyendo impuestos más altos, reformas de pensiones de trabajadores y recortes de gastos. Sin embargos por más que se haya hecho, aún queda por hacerse para construir progreso. Dado la tendencia sostenida a la caída en la economía (de Puerto Rico) de los pasados años, los tiempos venideros serán difíciles. Pero está dentro de los poderes de este gobierno, que ha demostrado en repetidas ocasiones la capacidad para actuar, poner la economía en el camino correcto.[1]”

Quedan muchas dudas de cuánto conocen estas personas de este país y sobre la opinión de sus ciudadanos. En especial, cuando la crisis ya se ha convertido en la palabra cotidiana para las familias pobres y trabajadoras, como en muchos otros países. En Puerto Rico sin embargo, los jóvenes y no tan jóvenes se aferran en estos momentos a sus empleos para no perder el aliento antes de comprar el próximo boleto sin regreso a otras realidades.

Este panorama se refleja tanto en la caída de la población, como en la creciente co-dependencia de la población que vive en Puerto Rico, pero que no devenga ingresos de trabajos en la economía formal. Según la Encuesta de la comunidad de 2012, la población de Puerto Rico era 3,716,727 siendo sólo 1,121,428 las personas empleadas en la economía formal. A junio de 2015 según la proyección de datos de la Oficina del Censo de la Junta de Planificación de Puerto Rico, la población total para el presente año fiscal sería 3,492,970, mientras los empleos promedio a junio del presente en la economía formal son 986,000 según datos de la Encuesta del Grupo Trabajador del Departamento del Trabajo. Es decir entre los años fiscales 2012 y 2015, se espera siga creciendo de 69.8% a 71.7%, o habrá cerca de 2 personas más por cada 100 habitantes en la isla, que vivirán de ingresos pasados, transferencias o de sueldos de familiares (como es el caso de los niños y dependientes). Es por eso que urgen actos de política públicas que no ignoren estos hechos, dado que pueden repercutir en empeorarlos, acelerando la crisis y sus consecuencias hacia las familias que se quedan.

Otro eslabón de la crisis es, la herencia intergeneracional de la llamada deuda pública, que entre los años fiscales 1994 y 2014, se elevó de $15,257.5 a $67,272.9 millones de dólares. Sin embargo ¿cuál es la crisis que nos embarga a las familias pobres y trabajadoras? ¿Es el aumento en 340.9% de la deuda pública o que nuestro gobierno no haga acciones afirmativa en favor de la clase trabajadora, al mismo ritmo que pide prestado?

Ante estas preguntas, surge la necesidad de abrirnos a la construcción, desde abajo, de movimientos y consignas; la más importante en este momento “El Pueblo antes que la Deuda”. Este escrito propone la redirección de fondos para los pagos ordinarios del servicio de la deuda pública ya presupuestados, para que por primera vez en un momento de crisis el país pueda recibir alivios antes que los bonistas. En particular, se busca impulsar el establecimiento en Puerto Rico hacia el 2016, de un salario mínimo estatal de $10.00 la hora, como alternativa para sacar al país de la crisis. Sin embargo cabe resaltar varios hechos políticos importantes, que adornan el panorama fiscal camino al año electoral, tanto en Puerto Rico como en los Estados Unidos. En ese terreno, el tema de la deuda pública ya le a robado el espectáculo al mejoramiento de la calidad de vida de nuestras familias.

La odiosa deuda de Puerto Rico y su carismática sonrisa

El panorama que comenzó a forjarse alrededor del tema de la deuda durante el pasado mes de julio, es un asunto que vale la pena observar y discutir. Este tema a ocupado los periódicos y las sesiones legislativas, postergando toda otra agenda en nuestro país, entre políticos y entre pensadores de renombre nacional e internacional. Para abonar al contexto, en el congreso de los Estados Unidos (EE.UU), los representantes del Partido Popular Democrático (PPD) y del Partido Nuevo Progresista (PNP) sin un plan concreto, fueron a suplicarle a las instituciones políticas estadounidenses; el Partido Demócrata (D), el Partido Republicano (GOP) e instituciones vinculadas a estos, su respaldo para la inclusión de la isla en la ley de quiebra federal [2]. El proyecto inicial propuesto por Pedro Pierluisi en la Cámara de Representantes Federal, el HR 870 de 2015 sin embargo, a sido detenido por incluir la totalidad de la deuda de Puerto Rico. Esto a provocado que otros políticos del patio propongan volver radicarlo con enmiendas, dejando fuera el financiamiento de la deuda de las Corporaciones Públicas.

A pesar del tranque, esta oportunidad de “federalización” de la deuda pública de Puerto Rico, al parecer ha encontrado simpatía en peces grandes del panorama político estadounidense. Como es el caso de tres precandidatos a la presidencia por el D; el senador Bernie Sanders, Martin O’Malley y la ex secretaria de estado, Hillary Clinton [3].

Como es de conocimiento general, el margen prestatario del ELA determinado constitucionalmente, limita a que el servicio de la deuda no pueda exceder el 15% del promedio de los ingresos internos de los pasados dos años fiscales. Alcanzando a junio de 2013 un 11.9% o $965.5 millones, según la propia Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP), estos pagos han ido incrementando, comprometiendo aun más el gasto público. Esos pagos durante los pasados años fueron entre 9.2% y 12.6% de estos ingresos internos (entre junio de 2008 y junio de 2012) [4]. 965 millones es una porción de fondos, relativa al presupuesto del sistema público universitario de Puerto Rico, incluso del presupuesto de algunos países.

Crecimiento endógeno: Un panorama posible si postergamos el pago hasta lograr reactivar la economía.

En Puerto Rico, por cada $10.00 que se genera en el producto nacional bruto (PNB), $9.00 provienen del gasto de consumo personal [5]. Si cada aumento unidireccional en el salario promedio de las personas que viven de “cheque a cheque”, redundase en mayor consumo y la población afectada es lo suficientemente grande, en el corto plazo puede aumentar la demanda interna de Puerto Rico. Es evidente que un aumento en el salario pudiera provocar una expansión de la demanda agregada, basado en el aumento del gasto de consumo personal, capaz de reanimar el bienestar de las familias.

Elaborada por el autor, con datos de la encuesta trimestral de empleos y salarios cubiertos publicada por el BLS y los cambio al salario mínimo aplicables a Puerto Rico según información del Departamento del Trabajo de los EEUU.

Más allá del crecimiento medido en ventas de bienes y servicios finales – crecimiento en el PNB – un aumento en el salario mínimo, incrementaría el bienestar mejorando los salarios promedios en la economía de Puerto Rico, aumentando el poder adquisitivo de las familias. Según la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OECD) en los Estados Unidos, la proporción de salarios cubiertos al mínimo la hora a los salarios promedio la hora era 0.37 puntos para el año 2013, siendo este el país número 43 entre los considerados por esta entidad en esta variable dominada por Turkía (1ero con 0.69), Chile (2ndo con 0.68) y Francia (3ero con 0.63) [6]. La gráfica 1 muestra el cambio en el salario promedio de Puerto Rico y las aplicaciones del mínimo federal en la isla desde 2001 hasta 2014 [7]. El aumento inicial del salario mínimo en Puerto Rico desde $5.15 la hora; a $5.85 en el 2008; $6.55 en el 2009; y $7.25 a partir del 2010, tiende a coincidir con aumentos en los salarios promedios la hora. Estos salarios promedios contienen la compensación por hora de todos los tipos de ocupaciones.

La gráfica 2 abajo, muestra el aumento en la proporción de los salarios cubiertos al mínimo la hora a salarios promedio la hora para todas las industrias en Puerto Rico, desde 2001 hasta 2014. Esta proporción al aumentar, nos indica que en promedio los salarios se están aproximando a las compensación al salario mínimo establecido. Dicho de otra manera, mientras más cercano a 1 sea esta proporción, más cerca se encuentra el salario promedio la hora al salario mínimo. Como muestra esta gráfica, el aumento en el salario mínimo la hora descrito, disparó este indicador en solo 4 años colocándolo por encima de su promedio al menos desde el año 2001, logrando una escalada de 0.11 puntos entre 2007 y 2014.

Elaborada por el autor, con datos de la encuesta trimestral de empleos y salarios cubiertos publicada por el BLS y los cambio al salario mínimo aplicables a Puerto Rico según información del Departamento del Trabajo de los EEUU.

Otra propuesta, como alternativa a la crisis

Si se analiza a fondo los empleos por ocupación, se distinguen una gama de empleos que para mayo del 2014 se encontraban bajo el umbral de los $10.00 la hora en promedio. Estas ocupaciones contenían según los datos de la encuesta trimestral de empleos y salarios cubiertos, publicados por la Oficina de Estadísticas Laborales de EEUU (BLS, por sus siglas en inglés) 375,890 empleos [8].

Elaborada por el autor, con datos de la encuesta trimestral de empleos y salarios cubiertos publicada por el BLS.

Como muestra la tabla anterior, un aumento a $10.00 dólares la hora en todos estos empleos que hoy promedian $8.89 la hora, inyectaría en la economía alrededor de $866 millones anuales.

El gobierno del ELA hace tiempo está repitiendo la misma receta con resultados similares, hoy el Partido Popular Democrático (PPD), ayer los otros. Los sindicatos de empleados de gobierno por su parte, estandartes históricos de la lucha de las comunidades y las clases explotadas, no han logrado despertar con un proyecto de clase, capaz de aglutinar fuerza suficiente para cambiar esta dirección en la política pública. Asegurar que aumente el nivel general promedio de los salarios de trabajadores hasta alcanzar los $10.00 la hora, a pesar de la crisis declarada desde arriba, puede ser una de estas alternativas. Parte o la totalidad de los fondos asignados al pago de la deuda pública, centralizadas por la receta de “blindaje fiscal” del ELA en el BGF, pudiera jugar el papel del FDIC en las transacciones bancarias. Esta última funge como asegurador final de los depósitos en los bancos y del valor de sus transacciones diarias. Garantizándole a los patronos que si no tienen dinero para respaldar el aumento de salario propuesto, tendrián el respaldo del Estado para cumplir ese objetivo social, de alcanzar un salario mínimo para el 2016, el BGF pudiera cumplir el papel de banca pública, que asegura el fomento y desarrollo del país.

Con o sin respaldo del capítulo 9 de la ley de quiebras federal, el Gobernador y su equipo de trabajo dispararán, el gasto público justo antes del comienzo de la veda electoral en enero de 2016. A diferencia de la inercia en la política pública convencional, la alternativa de aumentar el salario a $10.00 la hora está enfocada a reactivar la economía, pero no desde incentivos directos a las empresas que quieran aportar a los partidos en el poder. Sino enfocado a incentivar directamente jornadas laborales más onerosas, que permitan aumentar, más pronto que tarde el bienestar en el país. Este escrito intenta plasmar un camino, para dar un respiro más equitativo, a los ciudadanos de los más disímiles trasfondos. Uno con mayor justicia y equidad para los más, buscando que las políticas estatales respondan a sus intereses y no a los del mercado de bonos municipales y el NYSE.

Referencias

[1] Krugger, Teja, Wolfe (2015). “Puerto Rico: A way forward [Executive Summary]” [traducción del autor].

[2] No se dan por vencidos en torno a la quiebra federal (julio 2015, endi.com).

[3] Clinton wants access for Puerto Rico to U.S. bankruptcy.

[4] Financiamiento Consolidado del Estado Libre Asociado (2015), p. 5.

[5] En el año 2005 eran $8.50 de cada $10.00 en el PNB. Se tomó la proporción del PNB, para cada uno de sus componentes principales; gasto de consumo personal, gasto gubernamental, inversión y exportaciones netas, entre los año fiscales 2005 al 2014, según el informe Ingreso y Producto de 2015 de la Junta de Planificación de Puerto Rico.

[6] Minimum relative to average wages of full-time workers, https://stats.oecd.org.

[7] Se puede verificar la información sobre los cambios en el salario mínimo en la página del Departamento del Trabajo (DOL) de los Estados Unidos en www.dol.gov.

[8] Los datos de empleos y salarios cubiertos del Censo Trimestral de Empleos y Salarios (QCEW, por sus siglas en ingles) se pueden acceder para Puerto Rico en http://www.bls.gov/oes/tables.htm.

Anuncios